8 ene. 2010

SAME OLD SONG


Hoy les traigo otro tema del disco que nunca fue. Sí, extraído del ya mítico (?) “Música para arreglar inodoros” escuchemos “Same Old Song” (“La misma vieja canción”), compuesta a fines de 2008, grabada por primera vez por ese entonces también y re-grabada para el proyecto antes mencionado.
La grabación es del 19 de abril de 2009 y contiene: guitarra acústica y voz en vivo, guitarra Stratocaster slide agregada luego, todo matizado con extraños sonidos de ambiente de Malaver. La letra supongo que tiene que ver con volver a ilusionarse tras la destrucción de ciertas ingenuidades. Pero tal vez en realidad tenga que ver con la cotización de la soja o vaya a saber uno con qué.



Same Old Song

Down the border I found a crate,
as beautiful as locked
I´m shaken, suddenly awake,
trying to learn everything that can´t be taught


Lord, sure I dream of that key,

somehow always out of reach


My mind starts wondering around

the crates of yesterday that let me down

I remember myself making a promise to the sky,
broken today by the way this new crate shines


Ain´t no fool, it might never give

but better broken than inane and still


There seems to be only one song

disguised in thousands of different chords


I heard this speech before

and I know I´ll hear it again

Seems stations changed

but it is still the same train
I don´t know, sometimes I feel so lost

while I keep on banging my mind against the same old wall


But still something sings and I must listen, listen again, listen again, listen again

I´ll give a big new try

with both feet deep in ground.



La misma vieja canción

En la frontera encontré un cajón
tan hermoso como cerrado

Estoy conmovido, despierto súbitamente,

tratando de aprender todo lo que no se puede enseñar

Dios, vaya que sueño con esa llave
de alguna manera siempre fuera de alcance

Mi mente empieza a preguntarse
acerca de los cajones que ayer me desilusionaron
Me recuerdo haciendo una promesa a los cielos,
hoy rota por la manera en la que esté nuevo cajón brilla


No soy tonto, puede que nunca ceda,
pero mejor abatido que inerte y quieto


Parece que hubiera sólo una canción

disfrazada en miles de diferentes acordes.

Escuché este discurso antes,

y sé que lo volveré a escuchar.

Parece que las estaciones cambiaron

pero sigue siendo el mismo tren.

No sé, a veces me siento tan perdido,

mientras sigo me dando la mente contra el mismo viejo muro de siempre

Pero algo aún canta
y debo escucharlo, escucharlo otra vez

Haré un nuevo intento,

con los dos pies bien hondo en el suelo.

4 comentarios:

  1. un peruano distraído9 ene. 2010 4:09:00

    Andaba yo por la interné y me topé con su musiquita floydiana, mire usté.
    Todo comienza bastante bien, pero mantener la tensión durante siete minutos y medio no es tarea fácil mi amigo.
    La guitarrita guilmourosa se adueña demasiado de la canción y termina fastidiando un poco.
    Es lógico que esta canción requiera un tratamiento nuevo, una mirada fresca, un cambio de rumbo y en el equilibrio de las partes. Habría que repartir mejor el peso de los instrumentos. Demasiada presencia de esta guitarrita mencionada.
    Luego, y por la longitud exagerada de la canción, la melodía se diluye y eso es un grave problema para el oyente. El oído humano gusta de escuchar dos o tres veces de algun tramo musical reiterado dentro de una melodía. Si no preguntele a los Lennon y McCartney.
    En fin, me retiro de donde no me han llamado, seguiré buscando música andina, que es lo mío.

    ResponderEliminar
  2. Parece que el problema que muchos visitantes de muchos países tienen en común, además de una prosa sumamente similar, es el problema con los temas que a ellos se le hacen largos. No hagan reglas generales acerca de lo que le gusta al oído humano. Hay humanos que gustan de un tema de los Beatles de 3 minutos con dos apariciones de estribillo y otros humanos que gustan de un solo de contrabajo de Jimmy Garrison de 15 minutos. Y habemos otros seres humanos que gustamo de ambas cosas y otros que son indiferentes a ellas, etc. etc.
    En cuanto al sonido de la guitarra slide, sí, es muy Gilmouriana y no me extraña ya que Pink Floyd es un gran amor musical mío. Ojalá, claro, tuviera yo el talento de un músico como David Gilmour.
    De todos modos, agradezco las críticas aunque realmente no coincida. Esta canción es una de las que me gustan realmente.

    ResponderEliminar
  3. El peruano, otra vez9 ene. 2010 12:33:00

    En esto de andar defendiendo sus creaciones, usted me recuerda mucho a don Astor.
    En fin, espero que siga haciéndolo, es la única forma de vivir la gloria en vida.
    Lo felicito, aunque no sobrepasaría los cinco minutos para la próxima cancioncilla pop que nos presente.

    ResponderEliminar
  4. Astor Piazzolla pecaba por lo general de soberbio y se desubicaba bastante. Pero, bueno era un genio absoluto, así que lo podemos obviar. Obviamente yo estoy a siglos luz de don Astor, pero no sólo en cuanto al talento sino también en cuanto a la fuerza de los embates sufridos (nadie llegó al punto de agredirme físicamente en repudio a mi música aún) y también a la manera de defenderme de los mismos. Mi forma de juzgar lo que hago es la siguiente: si me atrae lo suficiente como para escucharlo yo mismo, no está tan mal. Y el tema que puse acá es uno de esos que a mí me gusta escuchar.
    Nota: eso es lo que digo hoy, tal vez mañana me parezca el tema más horrendo de la historia, así de fluctuante es mi amistad con mi música.
    Saludos para Barcelona, esteeee, digo, para Lima.

    ResponderEliminar

Comente, total, ya estamos encallecidos...