19 mar. 2010

FARM EQUIS

Olvidemonos de Kate´s Brothers por un rato, olvidemos a Rne (¡tarea tan fácil!). Quiero hablarles por un momento de Farm Equis, un grupo que ha sabido unir el talento de (por orden alfabético) Ariel Bernardo Contino y Rodrigo Néstor Espiñeira (tal vez les suene este último de algún otro lado). Uno de Ballester, el otro de Malaver, pero sin rencores regionales de por medio. Los orígenes de Farm Equis se remontan a larguísimas zapadas que ambos comenzaron a realizar allá por 2005 a dos guitarras. Luego aparecieron composiciones más estructuradas, y la evolución musical desembocó en una suite de más de una hora de duración, ahora para guitarra (a cargo de Ariel), batería y voz (a cargo del otro) que se ejecutó por última vez a mediados de 2008 aproximadamente. Todo este proceso se dio con larguísimas épocas de abandono entre medio y desgano generalizado, que es lo que caracteriza a estos dos muchachos, paladines de la melancolía, agitadores de la oriflama del nihilismo, etc. etc. De todos modos, el año pasado, tras largo período de silencio se reunieron y trabajaron de forma raramente metódica ¡y hasta casi prolija! El objetivo era grabar algunos covers de los Beatles y afines. Ya escuchamos en este blog su versión de “Dig A Pony” (busquenlo, no sean vagos) y hoy escucharemos dos grabaciones más. En primer lugar tenemos al hermoso tema “Don’t Let Me Down”, parte del repertorio de los Fab Four cuando se encontraban en las postrimerías de su existencia como grupo y grabada en el famoso último concierto sobre la azotea de las oficinas de Apple (la empresa de los Beatles, no la empresa de computadoras). La versión de Farm Equis trata de ser muy fiel a la original. Rodrigo se encarga de la batería, el bajo y la voz principal mientras que Ariel se ocupa de las guitarras y los coros. Se grabó el 31 de Octubre del año 2009 y según trasciende, el dúo quedó bastante conforme con el resultado.
Al mes y pico, más precisamente el 12 de diciembre, Farm Equis se encontró nuevamente para grabar una versión del tema “Mother”, tema que John Lennon incluyera en su disco “Plastic Ono Band”, de 1970. Ahora (y haciendo gala de la versatilidad instrumental del dúo) Rodrigo es el que toca la guitarra y el bajo y Ariel es el baterista. La batería logra escaparle a ciertos defectos de tempo que se notan en la versión original y suena sólida, segura; la voz trata respetuosamente de lograr la intensidad catártica alcanzada por Lennon. No lo logra, claro, pero, bueno, hay una explicación: Rodrigo no es Lennon. De todos modos, canta con suma honestidad, pobrecito, como si algo lo estuviera atormentando realmente (y así lo era, amigos). Resumiendo: grabada en vivo el 12 de diciembre, guitarra, bajo y voz (y gritos) a cargo del muchacho de Malaver, batería a cargo del de Ballester.
El futuro de Farm Equis es un enigma. Puede que no toquen nunca más. Puede que se junten y graben muchos temas, comiencen una gira, sean famosos, mueran rodeados de vasos de granadina, pedidos de Amazon y groupies. Puede que se casen, se aburguesen, se vuelvan predecibles (más aún) y recuerden los buenos tiempos con una sonrisa que se parezca más a una mueca de llanto. Puede que mueran jóvenes. Puede que, puede que, puede que. Buenas noches.

DON´T LET ME DOWN


MOTHER

6 mar. 2010

SUDDENLY ABSURD


Tras larga ausencia les traigo un tema fresco, con horas de vida recién, o algo así…
Allá por marzo de 2008 escribí un tema llamado “Summer Chant III”. Era la tercera de una serie de canciones que yo consideraba vinculadas conceptualmente. Finalmente quedó olvidado, hasta que surgió la idea de revivirlo, pero con algunos cambios en la letra original, que no me llegaba a convencer del todo. Así que, tras luchar con la letra nueva y la falta de inspiración, regrabé el tema, que ahora se titula “Suddenly Absurd” (“Súbitamente absurdo”). Grabada el 6 de marzo con dos guitarras acústicas (una con efecto), una distorsionada guitarra eléctrica para el solo y voz.
Escuchen, pues, estos sonidos resucitados de entre las canciones muertas. Supongo que un día de estos “Summer Chant II” también volverá. Mientras, a conformarse con esto.





Suddenly Absurd

Now that we throw away
everything that grew under the rain
We look at each other’s eyes,
as we feel each other’s sighs

You can’t say I didn’t try hard
not to place my mind below the ground
Been marching onwards, hand in sword
and we’re still stuck in a minor chord

As lonely as a man could be,
I feel every turn the world makes,
and it´s getting too real

Suddenly absurd

Your mesmerizing eyes
well, they can´t tell me no lies
I was a fool not believing my own words,
but how could I listened to me when your smile
was on?

You keep on hiding behind your door
and I don´t reach for that knob no more

Suddenly absurd

Now that we threw it all away…



Súbitamente absurdo

Ahora que tiramos
todo lo que creció abajo de la lluvia
Nos miramos a los ojos
mientras sentimos nuestros suspiros

No podés decir que no intenté con fuerza
no colocar mi mente debajo del suelo
He estado marchando hacia adelante, mano en espada
y seguimos trabados en un acorde menor

Tan solo como un hombre puede estar
siento cada vuelta que el mundo da
y se está volviendo demasiado real

Súbitamente absurdo

Tus ojos mesmerizantes,
ellos no pueden mentirme
Fui un tonto descreyendo mis propias palabras
pero cómo podía escucharme cuando tu sonrisa estaba ahí?

Seguís escondiéndote atrás de tu puerta
y yo ya no trato de alcanzar el picaporte

Súbitamente absurdo

Ahora que lo tiramos todo…



Y como regalo, “Summer Chant III”, grabada hace casi dos años exactamente. Notarán que respeté la estructura original del tema y además emulé el solo de guitarra original. La guitarra que escucharán en esta versión es una electroacústica que no tengo más, ya que la vendí a mediados del año pasado. Un saludo, pues, a aquella guitarra, esté donde esté.